16 de julio de 2012

Olvidarte.


No puedo hacer que te vayas. No puedo hacer que todo vuelva a ser como antes. No puedo hacer que tu sonrisa, que el eco de tu risa se vaya así como así. No puedo olvidar la sombra de tu mirada. No puedo cambiar todas las decisiones que tomé, que tomamos. No puedo volver a pensar como antes. No puedo volver a sentir como antes. No puedo hacer que todo se esfume con la próxima brisa. No puedo hacer desaparecer todo lo que hemos sido. No puedo borrar las palabras que grabaste en mi mente. No puedo decir que estoy bien, cuando aún oigo tus pisadas acercándose por detrás. No puedo sonreír cuando aún siento tus brazos envolviéndome. No puedo ser feliz cuando aún oigo tu voz susurrándome al oído.
No, no puedo. No puedo olvidarte.
Pero, ¿quién ha dicho que no lo vaya a intentar?

2 comentarios:

Laura dijo...

Iria, no había leído la anterior entrada, no sabes cuánto me alegro de que vuelvas, sobre la historia que estás escribiendo, no te preocupes tú súbela cuándo te apetezca a mi también me pasa. Yo estoy intentando hacer una novela sobre la segunda guerra mundial así que imagínate. Yo estoy segura de que escribas lo que escribas va a estar genial.
No enserio me encanta que hayas vuelto, no me acordaba ya de lo bien que escribías, joder, me encanta. Aunque desaparezcas muchas veces más yo por lo menos no te lo voy a tener en cuenta porque tus apariciones merecen mucho la pena.
Un besito preciosa(:

AE dijo...

Pocas veces me había pasado por este blog, y ahora me doy cuenta de la estúpidez que hice. Vaya ! escribes realmente genial :) me gusta esta entraada por que aunque sea un poco triste, es bonita :)
un bes !